Conservas El Faro del Pescador 

Anchoas el Faro del Pescador de Santoña - Envíos gratis desde 59€

En Conservas El Faro del Pescador encontrará anchoas de Santoña elaboradas con bocarte del cantábrico de la costera de primavera, el de mejor calidad. Producciones limitadas para cuidar la excelencia de sus productos. Ofrecemos las anchoas de el Faro del Pescador con precios directamente de fábrica, descubra nuestros packs y ofertas limitadas.

Mostrando 1 - 10 de 10 productos
Mostrando 1 - 10 de 10 productos

Conservas El Faro del Pescador

Conservas El Faro del Pescador se fundó en 1975 por la familia Ruiz Trueba en una pequeña lonja comercial en el centro del municipio de Santoña.

A día de hoy, después de más de 40 años ya han pasado tres generaciones por la empresa elaborando sus anchoas con toda la pasión y la tradición con la que lo elaboraban sus fundadores, de manera artesanal, cuidando cada detalle, con anchoa del cantábrico exclusivamente de la costera de primavera.

Su producción es limitada, asegurando la excelencia en cada producto y realizando cada proceso de manera individual de cada filete.

Anchoas el Faro del Pescador

Santoña es un municipio de Cantabria que se encuentra rodeado casi por completo por el mar cantábrico, lo que le proporciona unas condiciones ideales para la pesca de calidad, localidad de la que provienen las anchoas de el Faro del Pescador.

Los primeros en dedicarse a la elaboración de la anchoa en Santoña fueron los italianos, que en busca de materia prima de calidad, ya que en sus costas no había, llegaron al mar cantábrico y encontraron el bocarte del cantábrico, el de mejor calidad, y comenzaron a instalarse en Santoña por sus facilidades para la pesca en esta zona.

Aquí vivía la familia Ruiz Trueba que movidos por la tradición y por su pasión decidieron abrir su propia fábrica para dedicarse a la elaboración de la anchoa de gran calidad.

¿Qué es una anchoa 00 de el Faro del Pescador?

Definir a la anchoa como 00 es un término que se usa para referirse a la anchoa de mayor tamaño de el Faro del Pescador. No es un término establecido, si no que se ha ido difundiendo coloquialmente y así se denomina entre la gente. Sin embargo en el sector para hablar del tamaño de las anchoas de habla en granos.

¿Qué formato de Conservas El Faro del Pescador es mejor?

La selección de un formato u otro de Conservas El Faro del Pescador debe depender del número de personas que vayan a disfrutar la lata, y por tanto de la cantidad de filetes que vienen en cada lata. La calidad de las anchoas es la misma en los distintos formatos. Siempre anchoas de calidad.

En el formato octavillo de 50 gramos encontramos unos 8-10 filetes por tanto es el formato adecuado para 1 o 2 personas.

El formato de alta restauración también se recomienda para 1 o 2 personas , son anchoas de tamaño más grande al habitual y ofrece unos 12-14 filetes.

Para más personas encontramos el formato pandereta de 180 gramos aprox, en el que encontramos unos 28-30 filetes de anchoas, perfectos para disfrutar acompañados de familiares o amigos.

Abre la lata que mejor se adapte a las personas que la van a disfrutar y evita que sobren anchoas.

¿Cómo conservar Anchoas El Faro del Pescador?

Para conservar las anchoas el faro del pescador en las mejores condiciones estas tienen que guardarse en frío entre 5 y 12 grados, ya que son una semi conserva.

Además el formato en lata es el que mayor caducidad permite, donde mejor se presentan por su forma horizontal, y donde no las afecta la luz ni los vahos que pueden afectar a los tarros de cristal. Por eso siempre se recomienda este formato.

Además se recomienda siempre que una vez se abra la lata se disfrute por completo ya que una vez abierta el aire y la luz afectan a las anchoas y pueden ir disminuyendo su calidad poco a poco, provocando que se vayan salando las anchoas.

¿Cómo disfrutar Anchoas El Faro del Pescador?

Para disfrutar de las anchoas en su mejor momento es recomendable sacarlas del frigorífico 20 minutos antes aproximadamente, de modo que se vayan atemperando y cuando se vayan a disfrutar la sal y el aceite estén completamente disueltos y las anchoas tengan su mejor sabor.

¿Qué pescado es la anchoa?

La anchoa es una elaboración del bocarte, el cuál es un pescado azul.

Disfruta de anchoas de Santoña El Faro del Pescador, desde 1975 elaborando anchoas y salazones del cantábrico

Historia del Conservas el Faro del Pescador

Conservas “Faro del Pescador” fue fundada por la santoñesa familia Ruiz Trueba en el año 1975, comenzando a desarrollar su actividad en una pequeña lonja comercial en el centro del municipio de Santoña.

Hoy, cuarenta y cinco años después, somos la tercera generación de la familia la que llevamos las riendas de la empresa, elaborando las semiconservas de anchoa del Cantábrico tal y como lo hacían nuestros abuelos: con una materia prima de primerísima calidad, exclusivamente anchoas del Cantábrico; con una producción limitada, para asegurar la excelencia del producto final; y artesanalmente, limpiando, fileteando, sobando y envasando las anchoas a mano, una a una, con todo el mimo y el cariño que nos transmitieron nuestros mayores.

Con el paso de los años, aquella pequeña lonja en el centro de Santoña se fue quedando pequeña, por lo que la familia comenzó a buscar, siempre dentro del municipio, un local más adecuado para poder satisfacer la creciente demanda de sus semiconservas de anchoa. Desde los años 90 del pasado siglo, conservas “Faro del Pescador” se halla situada en el polígono industrial junto al puerto pesquero, en una moderna y amplia nave en la que se encuentran el obrador y la tienda para venta directa al público.

La materia prima

Comprada la anchoa en los puertos del Cantábrico, se envía inmediatamente a nuestro obrador. A su llegada, la primera labor es verter las anchoas en unas tinas (los depósitos) con salmuera, donde permanecen un mínimo de cuatro horas. Después, las anchoas se extraen de la salmuera y se descabezan y evisceran (el desbolle) manualmente, con un movimiento de torsión.

Proceso de curación

Seguidamente se procede al empacado, donde la anchoa se introduce en barriles en camadas (capas) con sal marina. Allí permanecerán “curándose” un mínimo de ocho meses, para que adquieran las características deseadas de sabor, aroma, color y textura. Este proceso resulta imprescindible con el fin de que la anchoa tenga el estado óptimo para su posterior tratamiento.

El tratamiento

En el momento preciso, se extraen las anchoas de los barriles y se lavan para eliminar el exceso de sal. Se les quita la piel a mano, “sobando” suavemente cada anchoa con un trapo suave. Posteriormente, se le retira la espina central y se corta longitudinalmente, separándola en dos mitades para obtener cada uno de los filetes que se envasarán a mano con el mejor aceite de oliva de la marca Urzante.

Código QR

Vistos recientemente

Sin productos

Menu