<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Técnicas para conservar el queso

         

Por su propia constitución, el queso tiende a decomponerse con rapidez. No importa el tipo de queso que hayas comprado, si no lo conservas bien, se descompone, incluso, antes de su fecha de caducidad. Pero existen algunas técnicas de conservación para que puedas mantenerlo en buen estado durante una mayor cantidad de tiempo

Técnicas para conservar el queso

¿De qué está hecho el queso?

El queso se elabora con leche cuajada de vaca, cabra y oveja, en mayor medida, pero también de búfala, camello y otros mamíferos rumiantes (aquellos que primero consumen y después rumian el alimento ingerido). Para cuajar la leche, se utiliza una mezcla de cuajo y acidificación. En algunos quesos, la leche se cuaja agregando, además, distintos tipos de ácidos como el vinagre o el jugo de limón.

El queso es un alimento riquísimo, variado y adorado por diferentes civilizaciones. Los griegos, por ejemplo, lo consideraban un regalo divino. Sin embargo, debido a los ingredientes que se utilizan para su elaboración, tiende a descomponerse con rapidez. Entonces, si no lo consumimos dentro de un tiempo limitado, comenzará a pudrirse y se echará a perder. Pero existen algunas técnicas para retardar la descomposición del queso.

 

Técnicas de conservación del queso

Léelas con atención y luego ponlas en práctica. Verás que son realmente eficaces.

Conservación de los quesos de acuerdo a las temperaturas adecuadas

La graduación de la temperatura es fundamental para la conservación de los quesos. Si los conservas con el frío adecuado, mantendrán todo su sabor y textura. Si la parte cortada presenta moho o se encuentra endurecida, porque ya hace tiempo que conservas el queso, sólo córtala antes de volver a consumirlo. No significa que la descomposición se haya extendido hacia todo el producto.

Conservación de quesos frescos

Las técnicas que te mostraremos dependerán del tipo de queso que desees conservar. Para el queso fresco, que tarda muy poco tiempo en descomponerse, el secreto fundamental se encuentra en la manera en que los guardas. Una vez que los abriste y los sacaste de sus envoltorios, escoge un recipiente con tapa, acomoda unos cuantos papeles absorbentes en su base, luego guarda el queso y tapa el recipiente. Debes cambiar los papeles absorbentes todos los días.

Conservación de quesos blandos no envasados

Tanto el queso Roquefort como el Cabrales, o cualquier otro del mismo tipo, se conservan por más tiempo si los mantienes en una bandeja de tergopol. Si tienes varios de estos quesos, conserva cada uno en una bandeja diferente. Luego cubre la bandeja con papel plástico y guárdala en la heladera. Estos quesos despiden un olor intenso, pero no significa que estén podridos. Si no quieres que ese olor invada tu heladera, guarda las bandejas en recipientes con tapas.

Conservación de quesos blandos envasados

Los quesos como el Camembert, es decir, aquellos que compras envasados en cajas, se conservan mejor si los dejas en su recipiente original. Así que, una vez que abras la caja, no la tires. Vuelve a guardar el queso ahí mismo después de consumir una ración. Antes de guardarlo, cubre el recipiente con papel de plástico transparente y entonces guarda el queso en su caja y después guarda la caja en la heladera. Para una mejor conservación, puedes refrigerar el queso blando, envasado o no, a una temperatura de entre 3° C y -7° C.  

Conservación de quesos duros o semiduros

Estos quesos deben conservarse envueltos en papel plástico. Pero sólo debes envolver la parte del queso que recién has cortado. Si lo envuelves completo, el queso no podrá respirar y se descompondrá rápidamente. Conserva de esta manera los quesos Manchegos o cualquier otra clase de queso duro o semiduro. Una vez que lo envuelves debidamente, lo guardas en la parte inferior de tu heladera, alejado de la zona más fría. Los quesos duros o semiduros se conservan a una temperatura de entre 7° C y 12° C.

Conservación en aceite de oliva de quesos curados y semicurados

Sencillo: llenas un recipiente con aceite de oliva, guardas el queso y, si quieres, le agregas algunas hierbas aromáticas (laurel o romero, por ejemplo). Por último, lo guardas en la heladera.

Conservación de quesos en queseras

Estos instrumentos fueron diseñados para conservar todos los tipos de quesos. Es decir que son infalibles. Pero lo cierto es que son muy costosos. Así que, si no puedes adquirir una quesera, los otros métodos también resultan cien por ciento efectivos.

Conservación de quesos de acuerdo a sus fechas de caducidad

Los quesos tienden a descomponerse, incluso, antes de sus fechas de consumo. Por eso debes implementar estas técnicas de conservación. Pero, una vez que el plazo de consumo ha terminado, debes tirar el queso.

 

Aplica estas técnicas para conservar quesos y luego cuéntanos si te han resultado. ¡Seguro que sí!

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Fotografía  de Nacho 

Publicado el 22/10/2015 en Productos Artesanos y más

         

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios