<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
REGALO DIRECTO Tableta chocolate con pedido superior a 125€* Quedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Significado y origen de la palabra gourmet

         

Según la Real Academia Española (RAE),”gourmet” significa “gastrónomo”, que a su vez significa “persona entendida en gastronomía” y “persona aficionada a las comidas exquisitas”. Pero ¿bastan estas definiciones para comprender verdaderamente el alcance de este término?, ¿de dónde viene?, ¿por qué se ha instalado como un sello de la comida de buen gusto?, ¿qué es la comida de buen gusto?, ¿quiénes son los portadores de esta palabra francesa? ¡Veamos!

Significado y origen de la palabra gourmet

Para que comencemos a entender mejor, un gourmet es un gastrónomo especializado en los platos de cocina caracterizados por su refinamiento. El gourmet tiene la habilidad de catar talentos gastronómicos al identificar el sabor, la fineza y la calidad de algunos alimentos, vinos y otras bebidas.

La palabra gourmet es de origen francés y se utiliza, etimológicamente, para designar a un empleado de una vitivinícola. Pero un catador de comidas, es decir, un gourmet, no se limita al mundo vitivinícola, sino que además aplica sus agudas observaciones a los productos alimenticios. Para determinar si un plato, vino, un café o un licor puede considerarse "delicatessen", el catador pone atención en las exigencias requeridas por la alta gastronomía, en todo lo ateniente a las condiciones en las que se producen los productos y a la profesionalidad del trabajo empleado para su elaboración.

 

¿Qué tipos de alimentos y bebidas pueden considerarse gourmet?

Aunque el mote de gourmet lo adquieren los productos más exclusivos, la gama de productos que pueden someterse a la cata del experto es variada: embutidos, jamones, quesos, caviares, carnes, aves, mariscos, crustáceos, pastas, salsas, panes, mermeladas, semillas, milanesas, empanadas, condimentos, chocolates, postres, licores, vinos, cafés y helados.

Pero los gourmet no sólo se fijan en el sabor y en las condiciones de producción sino que también ponen atención en el aspecto visual y aromático del producto. Es decir que lo observan desde todos los sentidos posibles. En el aspecto visual, no sólo cuenta la forma en la que luce el alimento o la bebida propiamente dicha, ya que también se presta importancia al emplatado y a la manera de servirlo.

Por su parte, el gourmet debe estar a la altura de lo que evalúa. Por lo tanto, además de contar con una larga trayectoria sostenida por un conocimiento sólido y profundo de la materia, también debe procurar que su apariencia y actitud luzcan impecable. El gourmet es un obsesivo de lo perfecto.

 

Acepciones vulgares del término “gourmet”

Debido al enorme auge de todo lo gourmet en estos días, se ha tendido a flexibilizar un poco el sentido de esta palabra. De manera que, por lo general, se aplica de una forma burda, que resiente su significación especializada. Solemos ver en las tiendas, en los supermercados y en los restaurantes, un sin fin de productos que se comercializan como si fuesen gourmet. Pero ¿lo son? Muchas veces no, sino que el rótulo de gourmet apunta a una cuestión de marketing. Son productos que no han sido catados por gourmets. Los consumidores, que no tenemos por qué saber todas las cosas, compramos estos productos porque creemos que son gourmet, pero cuando los probamos no sentimos nada realmente especial. Aquí también participamos de ese proceso que tiende a distender el significado más técnico de la acepción, ya que, al probarlo y no encontrar nada fuera de lo común, comenzamos a creer que los productos gourmet no tienen, en verdad, nada sobresaliente para ofrecernos. Y esto no es así.

También tenemos que tener cuidado de no irnos hacia el otro extremo: asociar lo gourmet únicamente con productos carísimos que sólo circulan en tiendas y restaurantes carísimos y pensadas para un público consumidor de élite económica. Aunque en cierto sentido están relacionadas, no debemos confundir “gourmet” con “snob”. No todas las personas con gran poder adquisitivo pueden reconocer un producto de calidad cuando lo prueban.

El término gourmet representa más bien una idea de cultura asociada a las artes culinarias, tanto comestibles como bebestibles. Además de la acepción etimológica antes mencionada, “gourmet” también deriva del término francés “gourmand”, que a su vez deriva del vocablo “gout”, que en francés significa gusto o sabor. Por su parte, el vocablo “met” significa “plato de comida”. Por lo tanto, podríamos unir ambos sentidos y concluir que “gourmet” remite al “gusto por la comida”.

 

Primeros significados del término “gourmet”

Inicialmente, alrededor del 1800 en Francia, las palabras gourmet y gourmand se asociaban con la glotonería. Incluso, por aquel entonces, se consideraban un pecado capital, al igual que la gula.

Pero los años transcurren y los sentidos varían, es algo inevitable en las sociedades humanas. Es por eso que, paradójicamente, hoy en día, el término se asocia a lo refinado, completamente alejado de la glotonería sin control.

 

Los productos gourmet

Para que un producto sea considerado gourmet debe haber sido preparado de acuerdo a buenas prácticas de higiene y respetando de la manera más óptima posible todas las cualidades organolépticas. Los productos gourmet no se definen como tales por su valor económico. Cualquier producto que respete las exigencias antes mencionadas puede adquirir el adjetivo de gourmet.

Es por ello que, generalmente, la mayoría de los productos gourmet son artesanales, porque, en primera instancia, los productos artesanales, para considerarse tales, deben haber sido elaborados de acuerdo a determinadas condiciones, que se asemejan bastante a las condiciones exigidas por los profesionales gourmet. Pero esto no significa que un producto manufacturado no pueda ser gourmet ni que todos los productos artesanales adquieran esta adjetivación.

 

¿Qué define a un gourmet?

Existe un cierto acuerdo al momento de definir las características que debe poseer un buen gourmet.

1. Debe gustar de la comida.

2. Debe apreciar la acción de masticar, para apreciar sabores, texturas y aromas.

3. Debe conocer bien la gastronomía de su zona.

4. Debe conocer la gastronomía extranjera.

5. Debe atreverse con nuevos sabores.

6. Debe tener un criterio amplio, ser tolerante y aceptar la diversidad.

7. Debe poseer un carácter social y cultural.

 

Ya sabes un poco más acerca de los gourmets. ¿Te ha servido este artículo? ¡Cuéntanos! Esperamos tus comentarios.

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

  

Publicado el 28/10/2015 en Productos Artesanos y más

         

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios