<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
HOY CERRADO día 15 fiesta regional Quedan:0d. 0h. 0m. 0s. 

Queso feta

         

Queso feta

Un queso clásico de Grecia, caracterizado por la curación en salmuera de la leche cuajad. Elaborado sobre todo con leche de oveja, aunque también se utilizan mezclas de leche de oveja y cabra y, como variante más reciente, leche de vaca.

 

El queso feta es un queso blando pero de consistencia compacta, naturalmente blanco, sin corteza, rectangular, plano, ligeramente ácido y de consistencia sólida aunque flexible. Además contiene un nivel medio en grasas, que varía entre 30% y 60%, en relación al peso neto.

Este queso cuenta con Denominación de Origen Protegida pero sólo como uno de los ingredientes de la Ensalada Griega y también de las tortas griegas llamadas “Spanakotiropites”.

Los verdaderos quesos feta de Grecia presentan etiquetas que indican el área específica de elaboración y todo tipo de información relevante en cuanto a la materia prima utilizada. Como se exporta a muchísimos países, el producto original presenta una bandera griega impresa en su envoltorio.

 

Características del queso feta de Grecia

Materia prima

Las cabras y las ovejas griegas de las que se extrae la leche para elaborar este tipo de queso no se encuentran limitadas a espacios cerrados, condicionados a su vez por una clase específica de alimento, como por ejemplo los piensos. Por el contrario, las cabras y las ovejas se crían en libertad y se alimentan de los pastos que encuentran en las rocas, en las colinas y en las llanuras. Esto implica un movimiento constante para estos animales, que se ven obligados a atravesar enormes distancias en busca de alimento. Gracias a esta movilidad, se alimentan de diversos pastos, hierbas y arbustos, que predominan en toda Grecia.

 

Sabor y textura

El verdadero queso feta mantiene el sabor de los alimentos que ingieren las cabras y las ovejas griegas. Además de ligeramente ácido, este queso se caracteriza por su sabor intenso y cremoso. A veces presenta una textura granulada.

 

Elaboración

Cuando se elabora artesanalmente, no se utiliza ninguna clase de conservantes. El único proceso que se le aplica es la curación en salmuera.

 

Maduración

El queso feta madura en contenedores de madera o de aluminio. El proceso de maduración se realiza en dos etapas: primero, el queso se mantiene durante quince días en unas condiciones de temperatura y humedad controladas de forma continua; luego, se almacena en refrigeradores, durante treinta días y a una temperatura que también se controla constantemente.

 

Comercialización

Aunque su consumo se ha extendido a tal punto que los encontramos presentados en diferentes formas, como por ejemplo en simples envases de plástico, lo cierto es que los auténticos son aquellos que se comercializan en los mismos contenedores que acompañan sus procesos de maduración.

 

Consumo

El queso feta suele consumirse, al menos en Grecia, en ensaladas y en tortas dulces. Pero también puede consumirse solo o en salsas, tartas, sándwiches, incluso cocinado a la plancha. Se trata de un queso que posee un formato muy apto para utilizarse de diversas formas. Resulta ideal para agregarlo a diferentes platos, tantos saldados como dulces, y además es riquísimo.

 

Denominación de Origen

Este queso obtuvo Denominación de Origen Protegida en 1996. Pero pocos años después, en 1999, se procedió a la anulación de este aval, cuando países como Dinamarca, Francia y Alemania, también apelaron a la inscripción en el registro de alimentos con Denominación de Origen. De todas formas, los defensores de la autenticidad del queso feta griego insisten en obtener nuevamente, y de forma definitiva, el crédito de la Unión Europea. Entre otras razones porque, por ejemplo, no está permitido el uso de conservantes para su elaboración. Sí se ha obtenido la denominación en tanto ingrediente de otros platos típicos de Grecia, como los ya mencionados.

 

Queso feta elaborado con leche de vaca

En algunos países, se utiliza leche de vaca para elaborar este queso. Sin embargo los resultados no son fieles. Para obtener un tipo de queso similar al Feta de Grecia, los productores que utilizan leche de vaca deben incorporar colorantes artificiales para blanquear el queso. Pero, aun así, los colorantes no se mantienen por tiempo indefinido, de modo que el queso comienza a peder color hasta volverse amarillo. Por otra parte, la leche de vaca contiene un alto nivel de grasa, y en este sentido también se distancia del queso griego. Por último, las condiciones de crianza y alimentación de las vacas tampoco se asemejan a la situación de las ovejas y las cabras griegas, es decir que el sabor del producto final no guarda demasiada relación con el producto original.

 

¿Te gusta el queso feta?, ¿cómo sueles consumirlo?

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo

Publicado el 25/3/2015 en Productos Artesanos y más

         

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios