<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
REGALO DIRECTO Tableta chocolate con pedido superior a 125€* Quedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Qué vino elegir para cada comida

         

¿Vino tinto para la carne roja? ¿Y para el pescado? A veces no estamos seguros de qué vino elegir para cada comida. Por eso, no está de más conocer algo sobre el maridaje: las técnicas para combinar cada plato con su vino correspondiente

Qué vino elegir para cada comida

“Carnes rojas con vino tinto y carnes de pescado con blanco”: esta premisa quedó muy lejos en el tiempo. Organizar nuestra mesa en función de este enunciado nos hará ver anticuados, por completo alejados de las últimas tendencias en acompañamiento de comidas con vinos

Podemos pasar una breve lista acerca de las mejores recomendaciones para elegir nuestros vinos en función de la comida que vamos a preparar.

Para las carnes rojas

Existen algunas reglas generales. Es cierto que el tinto de carácter fuerte acompaña mejor a la carne roja que un blanco delicado. Pero, de todas formas, algunas variedades de blancos también las acompañan muy bien: el Malbec, el Cabernet Sauvignon y el Bonarda.

Pescados

Algunos vinos tintos quedan muy bien con pescado. El Pinot Noir, por ejemplo, picante y sabroso, resulta ideal para acompañar pescados bien condimentados, tanto asados como cocidos.

Verduras y carnes magras

Cuando los sabores del plato se caracterizan por su delicadeza y suavidad, como en el caso de muchas verduras (sobre todo, verdes) y carnes magras (como pollos y pescados no condimentados), lo mejor es combinarlos con vinos rosados y blancos suaves.

Mariscos y vegetales

El Chenin y el Sauvignon Blanc son vinos frescos y aromáticos, ideales para acompañar mariscos y vegetales, tanto frescos como cocidos. Los blancos secos acompañan bien los calamares.

Quesos y fiambres

Por lo general, combinamos los quesos y los fiambres con vinos tintos. Pero, antes de servir el vino sobre la mesa, conviene reconocer un poco la composición de los alimentos que vamos a consumir. Por ejemplo, los tintos de reserva son los mejores compañeros para los quesos frescos y picantes; en cambio, los quesos más fuertes, como el azul o el roquefort, quedarán mejor con vinos blancos frescos. Los quesos cremosos quedan bien con vinos rosados o tintos jóvenes.

Aperitivos y platos livianos

Para desmitificar esa falsa creencia de que los vinos rosados son sólo una mezcla de vino tinto y blanco podemos comenzar a incorporarlos a nuestras mesas cuando servimos platos livianos, como verduras o sopas y carnes blancas, o como aperitivo.

Sopas, arroces, pastas y legumbres

En ambos casos, lo mejor es servir un vino blanco seco. Para las pastas mejor elegir un rosado joven. El vino tinto resulta ideal para acompañar las legumbres.

Postres

Si el postre es dulce, mejor un vino tinto con fuerza. Si el postre es frío (como un helado), lo ideal es acompañarlo con un vino blanco frío y seco.

 

Ahora bien, si nos decidimos por elegir el plato a partir de la bebida, también existen unas series de reglas generales que podemos utilizar para realizar las mejores combinaciones posibles.

 

Vinos espumosos secos

Pueden servirse con aperitivos pero también acompañan perfectamente los mariscos crudos o cocidos, además de ensaladas a base de mariscos y pescados hervidos, o pastas y arroces con salsas suaves.

Vinos blancos secos y con sabor a frutas

Estos vinos son buenos sustitutos de los vinos espumosos. Al igual que los espumantes, atomizan muy bien los mariscos crudos, los pescados hervidos, las verduras, las pastas y el arroz.

Vinos blancos aromáticos y añejos

Ideales para consumir con pastas y arroces con salsas aromatizadas. También acompañan muy bien las verduras, los champiñones, los huevos, el pescado preparado al horno o guisado y los quesos frescos de cabra.

Vinos blancos añejados en barriles

Por sus sabores delaciones e intensos, estos vinos van perfectos con patés, aves, pescados como la trucha, el pez espada y los preparados a la parrilla.

Vinos rosados de sabor delicado

Se sirven con jamón crudo, salchichones, mortadelas, con pastas rellenas o gratinadas, aves y carnes blancas con salsas aromatizadas, trufas y quesos frescos.

Vinos tintos, jóvenes y frescos:

Son los mejores para acompañar a los frijoles (caraotas, habichuelas, judías secas), las sopas cocidas con legumbres, la sopa de cebolla, las carnes blancas guisadas, las carnes rojas asadas, los pescados grasos, las sopas de pescado bien condimentadas y con los quesos semiañejados.

Vinos tintos añejados

Los mejores compañeros de las carnes rojas, el cerdo preparado en salsa, los asados y los quesos de sabor fuerte.

Vinos espumosos, dulces o aromáticos

Ideales para acompañar postres, pasteles, ensaladas de frutas y mousses.

 

No sólo podemos elegir el vino según el tipo de comida. También podemos elegirlos a partir del momento del día en que deseamos beberlos.

 

Vinos para el almuerzo

Si queremos elegir un buen vino para el almuerzo nos convendrá decidirlo en función de los alimentos que conformen la comida. Por ejemplo, si queremos almorzar mariscos o pescados la mejor elección será un buen vino blanco. Los vinos añejos y aromáticos son perfectos para acompañar las pastas, el arroz, las verduras, las setas y el pescado. En cambio, los espumosos quedan mejor con los maricos, tanto crudos como cocidos, y los vinos rosados van perfectos con las carnes blancas.

Vinos para la cena

Los vinos tintos jóvenes son la mejor opción para las legumbres, sopas, carnes guisadas y queso semiañejos. Los tintos añejos acompañan muy bien el cerdo, los asados y los quesos de sabor fuerte.

Vinos para los postres

Los vinos espumosos son la mejor opción, sin dudas, para acompañar los postres, los dulces y las ensaladas de frutas. Sus sabores espumantes, dulces y aromáticos resultan insuperables al momento de consumir este tipo de alimentos.

 

¿Con qué tipo de vino prefieres acompañar tus comidas?

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 9/10/2015 en Saludable y Bueno

         

RSS 2.0 (Saludable y Bueno) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios