<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
HOY CERRADO día 15 fiesta regional Quedan:0d. 0h. 0m. 0s. 

¿Qué es la pesca sostenible?

         

¿Qué es la pesca sostenible?

La pesca sostenible es el conjunto de acciones tendientes a mantener la población de las especies marinas en niveles suficientes para garantizar sus supervivencias en sus entornos naturales. Hoy en día, este grupo de prácticas se han vuelto imprescindibles, debido al peligro de extinción que corren varias especies marinas a causa de la pesca para el consumo humano.

 

Las técnicas de la pesca sostenible se definen como tales porque no generan un impacto negativo sobre las especies de los ecosistemas marinos. La sobreexplotación y el consumo de ciertos ejemplares han generado un verdadero peligro de extinción. Durante siglos, hemos utilizado los mares y los océanos como si fuesen fuentes de recursos inagotables. Es por ello que en la actualidad la pesca sostenible adquiere una enorme relevancia.  

 

La pesca sostenible: ¿cómo funciona?

Las prácticas de este tipo de pesca se aplican sobre unos espacios denominados pesquerías, que son gestionadas en función de la calidad del ecosistema en cuestión. Una pesquería sostenible resulta útil para proteger las especies y los hábitats que se encuentran en peligro de extinción. En estos espacios puede constatarse que la actividad no produce efectos negativos sobre las especies pesqueras. Además, se realiza un seguimiento intenso de todas las poblaciones del ecosistema y se protegen, sobre todo, las zonas de reproducción y cría.

La pesquería sostenible emplea métodos de pesca selectivos: sistemas que se adaptan al hábitat marino con el fin de minimizar las capturas accidentales. Es decir que uno de los principales objetivos de la pesca sostenible es el de mantener la biodiversidad, ya que se trabaja con procedimientos que no provocan grandes alteraciones en la zona delimitada. Además, minimiza el uso de energía, de productos químicos y de producción de desechos.

La pesca sostenible se encuentra regulada por una serie de legislaciones y normativas que son de cumplimiento obligatorio y se encuentran orientadas a facilitar el origen de todos los peces dentro de un ecosistema determinado, desde el momento de la captura hasta la etapa de comercialización.

 

La pesca sostenible: consumidores finales

Como consumidores corrientes también podemos colaborar con las prácticas de la pesca sostenible evitando, por ejemplo, consumir los pescados y mariscos que se presentan al mercado por debajo de sus tallas mínimas o que se encuentran inmaduros.

Por otra parte, consumir pescados o mariscos por debajo de las tallas mínimas no genera ninguna clase de beneficio para nuestro organismo, ya que no contienen los nutrientes ni las grasas propias de los pescados en buen estado y que tan saludables nos resultan para combatir el colesterol y prevenir enfermedades cardíacas, entre otros beneficios.

 

La pesquería sostenible puede mantenerse por tiempo indefinido sin comprometer la aptitud de la población de la especie que se pretende capturar. Además no compromete a las otras especies del ecosistema. Claro que la solución de la pesca sostenible no se presenta como única ni tampoco como infalible. Pero, por el momento, es la mejor opción que se ha encontrado para poder continuar con la pesca sin aumentar el riesgo de extinción de las especies que más se capturan.

 

La pesca sostenible: Código de Conducta 

Existe un código de conducta para la pesca responsable que determina una serie de principios que definen la pesquería sostenible. Estos principios son:

- Se encuentra gestionada desde una perspectiva centrada en el ecosistema.

- Colabora con la protección de las especies y los hábitats sensibles.

- Conserva las poblaciones de todas las especies en un nivel saludable.

- Utiliza métodos de pesca selectivos.

- Mantiene la biodiversidad de las otras especies relacionadas con la pesquería.

- Disminuye el consumo de energía, de productos químicos y de residuos.

- Trabaja de manera social y económicamente responsable.

 

Datos estadísticos

Según un artículo de la revista Science, el conjunto de las pesquerías mundiales se agotará antes del año 2048. Otros estudios aseguran que el 90 por ciento de los grandes peces, como los atunes y los tiburones, han desaparecido en el último siglo y que, producto de la pesca, mueren por año alrededor de trescientas mil tortugas marinas y al menos 250000 cetáceos. Los esturiones son otro ejemplo de grandes animales marinos en extinción.  La industria pesquera se encuentra, a su vez, gravemente amenazada por la pérdida de biodiversidad en los mares y en los océanos.

 

Puedes comenzar a colaborar con la pesca sostenible a través de tus propias prácticas como consumidor. Este artículo te servirá para orientar tus acciones de consumo cada vez que desees comer pescados o mariscos.

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

 

Publicado el 22/1/2016 en Naturaleza y Sostenibilidad

         

RSS 2.0 (Naturaleza y Sostenibilidad) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios