<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Propiedades y Beneficios de la miel

         

La miel es un alimento de consumo milenario debido a sus enormes propiedades curativas y a su capacidad de mantenerse fresca indefinidamente. Su particular composición la convierte en un remedio exquisito.

Propiedades y Beneficios de la miel

La miel es un dulce que producen las abejas, principalmente, a partir del néctar de las flores. La abeja recoge el néctar (una solución de agua, azúcares y pequeñas cantidades de aminoácidos, minerales, vitaminas y aceites) y lo combina con su propia saliva, compuesta por sales minerales, ácidos y proteínas. De esta combinación surge la glucosa, que la abeja recolectora traslada a su colmena para entregársela a la obrera, encargada de depositar la sustancia en los panales y completar el proceso de producción de la miel. Cuando la miel ya se encuentra madura, la obrera cierra las celdas de los panales para volver a abrirlos recién en el momento de cosecha.

 

Las propiedades de la miel dependen del ambiente que rodea la colmena, de sus condiciones climáticas y de la flora propia de la zona. Los comerciantes de mieles saben muy bien que la sequía le otorga al producto mayor humedad y dulzura, mientras que en las épocas de lluvia la cosecha aumenta en cantidad pero disminuye en calidad, y que en las montañas, donde el néctar se extrae del quebracho o el algarrobo, la miel cobra un color oscuro, casi violáceo o rojizo. Estas situaciones argumentan la importancia que el apicultor debe darle tanto al clima como a la flora que rodea las colmenas de las que extrae la miel.

Las variaciones climáticas y de vegetación también generan diferentes tipos de mieles. Además, no existe una miel que provenga de una sola flor, aunque sí existen especies dominantes. Esto sucede cuando la proporción de granos de polen de una sola planta presenta más del 50 % del conjunto de polen. Entonces, surgen tipos de mieles específicas, a las que se les da el nombre de la planta.

Algunas de las mieles más comunes son las siguientes:

  1. Miel de girasol: de amarillo oscuro y agradable sabor.
  2. Miel de lavanda: ámbar oro oscuro, muy apreciada, contiene mucha glucosa.
  3. Miel de alfalfa: se define con rapidez en cristales blancos.
  4. Miel de meliloto: blanca o amarillo verdosa clara, su sabor remite a la canela o la vainilla.
  5. Miel de menta: de color ámbar, con un aroma bien definido y cristalización fina.
  6. Miel de Brezo: de color oscuro, sabor intenso, contiene los mejores nutrientes y cualidades de todas las mieles.

También podemos clasificar las mieles según su origen botánico:

1. Miel de flores: la miel obtenida de los néctares de las flores, que a su vez se clasifican en monoflorales (cuando el producto obtenido proviene de flores de una misma especie) y en poliflorales (cuando proviene de diferentes flores).

2. Miel de mielada: la obtenida a partir de secreciones de las partes vivas de las plantas o de excreciones de insectos succionadores que se encuentran sobre ellas.

Una tercera clasificación se encuentra determinada por el modo de obtención de las mieles:

1. Miel escurrida: cuando la miel se obtiene por el escurrimiento de los panales ya sin larvas.

2. Miel prensada: la miel obtenida por el prensado de los panales sin larvas.

3. Miel centrifugada: la obtenida por centrifugación de los panales ya sin larvas.

4. Miel filtrada: la que ha sido sometida a un proceso de filtración sin alterar su valor nutritivo.

Por último, podemos clasificar las mieles según su presentación:

1. Miel: en estado líquido o cristalizado o una mezcla de ambos.

2. Miel en panales: la miel comercializada en panales enteros o en secciones de panales.

3. Miel con trozos de panales: contiene uno o más trozos de panales, exentos de larvas.

4. Miel cristalizada o granulada: la miel que ha sufrido un proceso de natural solidificación como consecuencia de la cristalización de la glucosa.

5. Miel cremosa: tiene una estructura cristalina fina.

 propiedades de la miel

Beneficios de la miel

Otra característica de la miel reside en su compleja e inusual composición química, que la mantiene fresca indefinidamente, sin nunca echarse a perder. En parte, esto se debe a que su baja humedad y sus altos niveles de acidez la convierten en un territorio limpio de bacterias y microorganismos. Gracias a esta propiedad única, la miel ha sido utilizada a lo largo de milenios como un alimento medicinal. Pero ¿cuáles son estos beneficios?

  1. Energizante natural: la miel es muy apreciada por su naturaleza energizante, antiséptica y cicatrizante. Contrarresta el cansancio y la fatiga, aliviana el estrés y previene las anemias. Las mieles más indicadas para estos síntomas son las ricas en minerales, como la de alforfón y brezo.
  2. Metabolismo: la miel incentiva el buen funcionamiento del hígado. Por ejemplo, elimina hasta un 35% del alcohol.
  3. Funcionamiento cardíaco: la miel tonifica el corazón y ayuda a alivianar la retención de líquidos. Para estos casos, se recomienda la miel diurética, como la de brezo, espliego o majuelo.
  4. Úlcera: como es un alimento predigerido por las abejas, la miel se absorbe rápidamente. Calma el ardor y los dolores de úlcera. Las más indicadas son la miel de romero, tilo y tomillo.
  5. Infecciones: al contener azúcares energéticos, vitaminas, minerales, enzimas activas, aminoácidos, ácidos orgánicos, sustancias antibióticas, polen, acetilcolina y agua, la miel ayuda a mantener alejadas las infecciones. Para ello, se debe consumirla a diario, para endulzar las infusiones, por ejemplo. Aunque sin abusar, ya que es muy calórica).
  6. Dolores de garganta: la miel con limón es perfecta para aliviar las molestias en la garganta.
  7. Heridas y quemaduras: las propiedades antisépticas y cicatrizantes de la miel evitan las infecciones y aceleran la curación de la piel dañada. La mejor es la de lavanda.
  8. Insomnio: la miel de tilo puede curar el insomnio, el estrés y la ansiedad. Antes de acostarse, un vaso de leche caliente endulzado con este tipo de mieles y ¡dulces sueños!
  9. Estreñimiento: la miel tiene efectos laxantes. La mejor es la miel de acacia: una cucharada en ayunas con un vaso de agua.
  10. Masa ósea: una cucharadita de miel puede aumentar la absorción de calcio y fortalecer la masa ósea.

 

¿Qué tipo de miel prefieres? ¿Has probado alguna de sus recetas medicinales? ¿Te resultaron? ¡Cuéntanos todo!

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 23/2/2015 en Productos Artesanos y más

         

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios