<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
HOY CERRADO día 15 fiesta regional Quedan:0d. 0h. 0m. 0s. 

Productos con denominación de origen La Rioja

         

Productos con denominación de origen La Rioja

No es novedad que la gastronomía española goza de gran prestigio y que muchísimos de sus productos han sido reconocidos con el sello de la Denominación de Origen (DO), que certifica la calidad de aquellos productos elaborados con materias primas de sus zonas de origen y con el mejor equipo tecnológico y profesional. La Rioja es una zona de España famosa por sus vinos, que por supuesto cuentan con este sello de autoridad, amparado por la Unión Europea.

 

En España, más de 250 productos han sido tocados por la varita mágica de la DO. Encontramos desde quesos hasta bebidas, legumbres, embutidos y más. En La Rioja, por ejemplo, son famosos sus vinos y, sobre todo, el vino espumoso cava.

 

El vino cava riojano cuenta con denominación de origen. Pero como La Rioja es una zona de gran diversidad orográfica y climática, se distinguen tres subzonas de producción: Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa. En cada una de estas zonas se originan vinos de distintas características. Anualmente, La Rioja produce alrededor de 250 millones de litros de vino: 85% vino tinto y 15% vino blanco y rosado. Todos los vinos de esta zona se caracterizan por sus frescuras, aromas y composiciones equilibradas. El vino de la DO Rioja se identifica con etiquetas y precintos numerados.

 

Variedades de vinos riojanos tradicionales

El Consejo Regulador de la DO Rioja, creado en 1925, ha autorizado siete variedades regionales de uva: cuatro tintas y tres blancas.

Entre las variedades tintas encontramos: Tempranillo, Garnacha tinta, Mazuelo o Cariñena y Graciano.

Las variedades blancas se clasifican en: Macabeo, Malvasía y Garnacha blanca.

En el caso del vino tinto se prefiere Tempranillo y para el vino blanco, Macabeo.

 

Nuevas variedades de vinos riojanos

A partir del 2007, el Consejo Regulador de la DO Rioja autorizó la incorporación de nueve variedades más.

Variedades tintas autóctonas: Maturana tinta, Maturana parda o Maturano y Monastel.

Variedades blancas autóctonas: Maturana blanca, Tempranillo blanco y Turruntés o Torrontés.

Variedades foráneas: Chardonnay, Sauvignon blanc y Verdejo

Cabe aclarar que estas nuevas variedades sólo pueden plantarse en sustitución de arranques, ya que no se pretende incrementar la masa vegetal de la Denominación. Aun así, no se ha establecido un límite en el porcentaje de variedades autóctonas que puedan contener los vinos, sean tintos o blancos. Esto permite la elaboración de vinos monovarietales de estas uvas. Pero en el caso de las variedades blancas foráneas sí se ha establecido que no podrán predominar en la composición final del vino.

El objetivo de la incorporación de estas nuevas variedades fue recuperar el patrimonio vitícola riojano (en el caso de las uvas autóctonas), además de incrementar la competitividad de los vinos blancos riojanos en el mercado internacional (en el caso de las variedades blancas foráneas).

 

Variedades experimentales

En ocasiones, el Consejo Regulador autoriza la incorporación de otras variedades de uvas, bajo la denominación de "experimentales", siempre y cuando no sean predominantes ni tampoco se especifiquen sus nombres en la etiqueta (basta con mencionarlas como "otras variedades"). El ejemplo más claro de un vino elaborado con el porcentaje debido de estas variedades experimentales es el de la Bodega Herederos del Marqués de Riscal, que utiliza la uva Cabernet Sauvignon en sus vinos "Gran Reserva" y "Barón de Chirel".

 

Elaboración de vinos riojanos con DO

Aunque en la actualidad encontramos vinos de La Rioja monovarietales, tradicionalmente los vinos de esta región se han elaborado con ensamblados de diferentes tipos de variedades de uva.

En ajuste al Reglamento de la DO Ca. Rioja (BOE-A-2004-183848), y su última modificación (BOE-A-2009-895012), los diferentes tipos de vino deben emplear las variedades autorizadas en las siguientes proporciones:

- Vinos tintos elaborados con uva desgranada: como mínimo, 95% de uva de las variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta.

- Vinos tintos elaborados con uva entera: como mínimo, 85% de uva de las variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta.

- Vinos blancos: se emplearán exclusivamente uvas de las variedades Macabeo, Garnacha blanca, Malvasía, Maturana blanca, Tempranillo blanco y Turruntés. Siempre que no sean la variedad predominante en el producto final, también pueden emplearse uvas de las variedades Chardonnay, Sauvignon blanc y Verdejo.

- Vinos rosados: 25% de uvas de variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta. Pueden utilizarse las variedades Chardonnay, Sauvignon blanc o Verdejo, siempre y cuando no sean la variedad predominante en el producto final.

 

Métodos de elaboración de los vinos con DO Rioja

- Para los vinos tintos existen dos métodos de elaboración:

1. Maceración carbónica: el método tradicional de los cosecheros, perfecto para comerciarlo tempranamente.

2. Eliminación del raspón del racimo antes de la fermentación: utilizado por las empresas bodegueras para destinarlos a crianza.

- Método de elaboración de los vinos blancos:

La uva pasa entera a la escurridora, luego se eliminan los raspones y los hollejos y, por último, el mosto obtenido ingresa a los depósitos para su fermentación.

- Método de elaboración de los vinos rosados.

Una vez despalillada y ligeramente estrujada, la uva pasa a la escurridora donde se procede a la maceración del líquido con los hollejos. El mosto obtenido se decanta antes de entrar en los depósitos de fermentación.

 

Clasificación de los vinos riojanos de DO

La elaboración se realiza en barricas de roble de 225 litros, durante un tiempo que varía entre uno y tres años. Luego se mantiene dentro de la propia botella durante un período de 6 meses a 6 años. De acuerdo al tiempo que transcurre en barrica, el vino se clasifica de las siguientes formas:

1. Crianza:

En los vinos tintos el periodo de crianza en barrica de roble y botella no es menor a dos años: un año en barrica y un año en botella. En el caso de blancos y rosados, el tiempo total es el mismo que para los tintos, pero sólo es obligatorio un mínimo de seis meses en barrica.

2. Reserva:

En los vinos tintos el periodo de crianza en barrica de roble y botella no debe ser menor a 36 meses, pero el tiempo mínimo de permanecía en barrica de roble es de doce meses. Para los vinos blancos y rosados el tiempo total entre crianza en barrica de roble y botella no es menor a 24 meses, pero con una duración mínima de crianza en barrica de roble de seis meses.

3. Gran Reserva:

Un mínimo de 24 meses para los vinos tintos durante la permanencia en barricas y un mínimo de 36 meses para su envejecimiento en botella. Los blancos y rosados se crían en barrica de roble y botella durante un período total de, como mínimo, cuarenta y ocho meses, con una duración mínima de crianza en barrica de roble de seis meses.

 

Ya sabes que si hablamos de productos con denominación de origen La Rioja, hablamos, fundamentalmente, de vinos. Encontrarás la mejor selección de vinos riojanos, vinos españoles, vinos tintos, vinos blancos y cavas en nuestra tienda online.

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

-          Denominación de origen Costa de Cantabria

-          Cómo hacer vino

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 26/5/2016 en Productos Artesanos y más

         

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios