<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
HOY CERRADO día 15 fiesta regional Quedan:0d. 0h. 0m. 0s. 

Los mares limpios de plásticos: Proyecto The Ocean Clean up

         

El proyecto The Ocean Clean Up pertenece a Boyan Slat, un joven holandés de 19 años, creador de un sistema que permite limpiar los plásticos de los océanos. En el 2014, Slat fue premiado por Las Naciones Unidas (ONU).

Los mares limpios de plásticos: Proyecto The Ocean Clean up

El inventor de The Ocean Clean Up

Boyan Slat, un estudiante holandés de primer año de Ingeniería Aeroespacial, inventó un sistema para limpiar los plásticos flotantes de los océanos. La idea de este joven partió del reconocimiento inicial de que los desechos plásticos contaminan los mares. A través de la combinación de ecologismo, tecnología y creatividad, Slat diseñó un proyecto para hacer frente a este problema. The Ocean Clean Up podría eliminar alrededor de siete millones de toneladas anuales de residuos plásticos flotantes que contaminan todos los océanos del mundo.  

 

The Ocean Clean Up

El proyecto consiste en la implementación de un sistema de barreras flotantes, capaces de abarcar áreas muchos más grandes que las alcanzadas por las redes que se utilizan en la actualidad. Estas barreras serían enviadas a los mares que concentran una mayor cantidad de plástico. Una vez allí, las barreras recogerían y reciclarían el material a través de una especie de gigantesco embudo – colador

De los extremos de las barreras se desprenden brazos que conducen el plástico hacia unas plataformas encargadas de separar el plancton arrastrado por los brazos. Luego, el sistema almacena el material contaminante para su posterior reciclaje y venta. De esta forma, además de limpiar los mares, todo el proceso se convierte en un sistema económicamente rentable.  

El propio Slat sostiene que este proyecto podría conservar la vida de muchísimos animales y vegetales acuáticos que mueren por los efectos de la contaminación plástica. Además, reduciría los contaminantes acumulados en la cadena alimentaria. Pero también podría ahorrar millones de euros invertidos en otros sistemas de limpieza, ineficaces, o perdidos en el turismo que decae a causa de las malas condiciones de ciertos mares. Por el momento, el proyecto no ha superado la instancia teórica, pero todos los expertos dedicados al tema coinciden en que es brillante y, sobre todo, posible.

Por supuesto que el joven Slat no se despertó de un sueño con la idea ya elaborada. Pasó todo un verano analizando el tamaño y la cantidad de partículas de plástico contenidas en los parches de basura del océano. Su trabajo final obtuvo el premio al Mejor Diseño Técnico 2012, de la Universidad Tecnológica de Delft. Luego, Slat se dedicó a desarrollar su concepto, y pudo cerrarlo ya entrado el 2012, durante unas charlas organizadas por su universidad.

 

Fundación Clean Up Ocean

A partir de entonces, el joven holandés creó la Fundación Clean Up Ocean, una organización sin fines de lucro, encargada de la elaboración de las tecnologías necesarias para implementar el proyecto. Hoy en día, la fundación se encuentra cerca de concretar el primer prototipo operativo que permitirá exponer el proyecto a todo el ámbito científico.

La fundación ya lleva recaudados 1,8 millones de euros para la construcción de una barrera de 100 kilómetros de largo para la limpieza de los plásticos que flotan en los océanos. La recaudación fue lograda a través de una campaña de crowdfunding (financiación masiva).

 

La ONU premió al joven que quiere limpiar todos los océanos

El éxito del proyecto se presenta rotundo. De hecho, la ONU ha premiado al joven inventor Boyan Slat, nacido en 1994, en la ciudad holandesa de Delft.

En noviembre de 2014, The Ocean Clean Up ganó uno de los galardones Campeones de la Tierra (Inspiración y Acción), del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Durante la premiación, el director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, afirmó que Boyan Slat es un ejemplo en la búsqueda de soluciones contra la amenaza de la contaminación marina.

Cuando recibió su premio, Slat confesó que, sobre todo al comienzo de su trabajo, había estado a punto de abandonarlo debido a las duras críticas recibidas: “Decían que era imposible. Contradecía la historia que se había contado en los últimos 10 años, decían que no se podía limpiar... y yo decía que sí era posible”. A su vez, el PNUMA agradeció al joven por haber seguido sus propias visiones, ya que, según las cifras publicadas por el propio programa de la ONU, existen alrededor de 13000 piezas de plástico flotante por cada kilómetro cuadrado de océano, y el coste económico de los daños causados a los ecosistemas marinos alcanza los 13 mil millones de dólares por año.

El premio Inspiración y Acción hizo hincapié en la joven edad de Slat y en el hecho de que, cuando la idea comenzó a agitarse en su cabeza, él no había terminado la escuela secundaria. Slat era todavía un adolescente cuando se le ocurrió utilizar las corrientes y los vientos oceánicos naturales para concentrar de forma pasiva el plástico en barreras flotantes, y luego recogerlos y reciclarlos con la ayuda de una plataforma flotante alimentada con energía solar.

Un estudio del PNUMA indica que el proyecto de Slat podría ejecutarse en zonas como la “gran mancha de plásticos”, del Pacífico. Se estima que en un plazo de diez años podría recuperarse la totalidad de los residuos flotantes de esos mares, y esto gracias a The Ocean Clean Up.

 

¿Estabas al tanto de este proyecto? ¿Qué opinas acerca de The Ocean Clean Up? ¿Te parece realizable?, ¿te convence? ¡Cuéntanos!

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 22/9/2015 en Naturaleza y Sostenibilidad

         

RSS 2.0 (Naturaleza y Sostenibilidad) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios