<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
HOY CERRADO día 15 fiesta regional Quedan:0d. 0h. 0m. 0s. 

Exquisitos filetes de anchoas

         

Exquisitos filetes de anchoas

Al abrir una lata de anchoas en semi conservas, la calidad y frescura de las mismas se pueden conocer con tan sólo observar unos filetes de anchoas, de color marrón rojizo o un claro casi caramelizado, de olor fresco, (aún a mar) y de una textura suave, pero al mismo tiempo firme, cuyos sabores están entre un buen proceso de salazón y de aceite de oliva delicadamente cautivadores y apreciados por el paladar. Lo cual para los amantes de las anchoas, no les será necesario una rebanada de pan, condimento alguno u otros ingredientes para resaltar su sabor, ya que la anchoa misma, es verdaderamente deliciosa.

Por tanto, a pesar de que se tratan de anchoas envasadas en latas o en vidrio, sus sabores son prácticamente como recién salidos del mar, ya que han pasado por diferentes técnicas de limpieza, salazón y maduración que supera los seis meses, dependiendo de las tradiciones desempeñadas por las empresas conserveras, ya que cada cual mantiene sus modos y códigos de elaboración de las mejores anchoas de España.

Varias empresas conserveras de anchoas en España son de prestigiosa reputación, debido a los procesos más minuciosos que tienen con los bocartes, cada cual atiende a una demanda que anualmente se incrementa, ya que han sabido manejar los tiempos de reproducción de los peces, y por tanto el empleo de su materia prima, que una vez alcanzado el tiempo de maduración están listas para la venta.

El éxito de estas conserveras, depende de las formas tradicionales para llevar a salazón las anchoas, o envasarlas en aceite de oliva, presentando filetes de buen sabor y tamaño que sólo se pueden lograr tras la pesca entre los meses de abril, mayo y junio, donde además del tamaño, los pescados tienen mayor contenido graso, necesario para lograr buenos filetes y conservar sus sabores y tiempo de duración una vez abiertos los envases.

Comensales, por su parte, compran anchoas en aceite de oliva para sorprender a sus huéspedes con platos de entradas y principales fáciles de preparar, o servirlas tan sólo con aceitunas, pimientos, cremas, panes y otros ingredientes. Un producto que viene enlatado, pero cien por ciento fresco, y tratado de la manera más tradicional y delicada posible. Mediante el cual los bocartes, antes de convertirlos en anchoas, son limpiados a manos, descabezados, llevados a salazón, por varios meses, para luego sobarlos sacando el exceso de sal, para retirar la piel y las espinas de los filetes.

Publicado el 27/9/2014 en El rincón de la anchoa

         

RSS 2.0 (El rincón de la anchoa) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios