<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

El uso de drones en agricultura

         

Un dron es una nave que vuela sin tripulación. Aunque por lo general son de uso civil, también se utilizan drones con fines agrícolas. La agricultura se presenta como un sector apropiado para el uso de estas aeronaves que pueden sobrevolar los campos de forma rápida y pueden captar imágenes y datos útiles a través de sus sensores. De esta manera, los agricultores controlan sus cultivos constantemente y así encuentran las mejores alternativas para incrementar la productividad de sus tierras.

El uso de drones en agricultura

No hace falta contar con un séquito de drones. Con uno solo basta para monitorear cientos de hectáreas de campo y evaluar las condiciones del terreno y cualquier otra información pertinente acerca de la hidratación, la temperatura, el crecimiento de los cultivos. Por otra parte, estas naves sin tripulación permiten localizar de forma prematura las enfermedades que podrían contaminar las cosechas. Así, el dron aplicado a la agricultura permite también evitar las plagas.

 

Ventajas de la aplicación de drones en la agricultura

En definitiva, la información que registran los drones conduce a un considerable ahorro de costos para los agricultores. Además, al evitar las plagas, los agricultores también reducen el uso de una buena cantidad de productos químicos que contaminan el ambiente. Pero si, de todas maneras, hubiera que utilizar alguno de estos productos, los propios dones podrían encargarse de hacerlo.

Estos dispositivos aéreos son capaces de controlar el funcionamiento del riego y también pueden utilizarse como espantapájaros. Registran las imágenes a través de fotografías o, incluso, por medio de videos, que los agricultores pueden mirar en tiempo real. Los drones detectan malezas sobre rastrojos, daños por heladas y granizo. Identifican enfermedades, insectos y malezas en el cultivo. Incluso, algunos drones se encuentran equipados con GPS. Pueden programarse para que realicen el vuelo en un determinado día y a una determinada hora y luego regresen a la base para recargar la batería y entonces quedar listos para el próximo vuelo.

 El-uso-de-drones-en-la agricultura-

Drones japoneses en los arrozales

Japón es uno de los países innovadores en el uso de drones dentro de la agricultura. Esta práctica ya lleva más de dos décadas y los resultados son progresivos. El dron más utilizado en la agricultura japonesa es el Yamaha RMAX, que se ocupa de los pesticidas y los fertilizantes. Hoy en día el 40% de los arrozales de Japón son controlados por medio de drones.

Los drones Yamaha se han exportado a Corea del Sur, Australia y Estados Unidos, donde se utilizan sobre todo para los cultivos de uvas, pistachos, almendras y arroz.

 

El uso de drones beneficia a agricultores y ganaderos

El uso de drones en la ganadería también genera ventajas, ya que estos equipos voladores pueden monitorear en tiempo real el movimiento del ganado.

Por estas razones ya se dice que los drones son un aliado perfecto para los agricultores y ganaderos, que necesariamente requieren de datos confiables para poder aumentar la productividad de sus campos. Esta herramienta les permite conocer en tiempo real el estado, el desarrollo y la variabilidad de los lotes de sus tierras.

 

Equipamiento de drones

Las aeronaves sin tripulación llamadas drones se encuentran equipadas con cámaras para sacar fotografías o filmar videos en alta definición. Pueden cobrar la forma de aviones, helicópteros o contar con cuatro, cinco, seis, siete u ocho hélices. Gracias a los perfectos relevamientos topográficos que realizan, resulta posible identificar rápidamente las zonas del terreno susceptibles de erosión. Además, por el nivel de imágenes que ofrecen, posibilitan la confección de mapas con grandes detalles acerca de los trabajos agrícolas que convendría realizar. Los agricultores pueden elaborar estrategias abocadas a la eficiencia del uso de insumos en el campo, según las particularidades de cada tipo de cultivo.

El material con el que se fabrica un dron puede ser plástico, fibra de carbono o goma espuma. Estos robots aéreos sobrevuelan las tierras y reemplazan la actividad tradicional de recorrida a pie por el campo, que por momentos puede ponerse difícil. Cuestan entre 300 y 70000 dólares, de acuerdo al peso, la estabilidad, el tipo de material y el equipamiento. Pero el factor que en verdad determina el precio de un dron es el motor: cuantos más motores posea, mayor será su estabilidad y, en consecuencia, mejor será la calidad de sus imágenes. 

 

El uso de drones en la agricultura permite una visión súper detallada de las tierras, lo que genera la posibilidad de tomar decisiones adecuadas en una menor cantidad de tiempo. Es decir que el uso de drones en los campos genera eficiencia y productividad.

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

- El fraking en nuestro ecosistema

- Los mares limpios de plásticos: Proyecto The Ocean Clean up

- Un invento para limpiar los mares

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 19/2/2016 en Naturaleza y Vida

         

RSS 2.0 (Naturaleza y Vida) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios