<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
REGALO DIRECTO Tableta chocolate con pedido superior a 125€* Quedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Consejos para mantener limpios mares y playas

         

La limpieza de los mares y las playas que visitamos durante las temporadas de veraneo no sólo es una responsabilidad de los municipios. Como usuarios, también nos corresponde mantener los océanos libres de suciedad. Por medio de nuestras acciones, por pequeñas que puedan parecernos, participamos del cuidado que necesitan los mares, los océanos y las playas, y su biodiversidad.

Consejos para mantener limpios mares y playas

¿Cómo mantenemos limpios los mares y las playas?

Existe una serie de consejos fundamentales para colaborar con la limpieza de los sitios que nosotros mismos ensuciamos y degradamos. Si aplicamos al menos diez consejos, con seguridad estaremos en una posición de mayor legitimidad para disfrutar de la playa y el mar. De otro modo, será mejor visitarlos cuando hayamos adquirido el grado de conciencia necesario para utilizar estos espacios sin provocar destrucciones por mera falta de registro del entorno.

Al destruir los mares, los océanos, las playas, y todas las formas de vida que habitan dentro de estos ambientes, no destruimos un mundo externo al nuestro. Es como si rompiéramos el piso de nuestra propia casa o derrumbáramos porque sí nuestras paredes, o usáramos como cesto de basura cualquier parte del departamento o, por qué no, el departamento del vecino: le golpeamos la puerta y, cuando él abre, tiramos papeles, restos de comida, las piedritas absorbentes del gato, una lata de gaseosa, etcétera.    

Con nuestras acciones podemos colaborar de manera activa con la preservación del planeta. Las organizaciones abocadas al cuidado del ambiente sostienen que este cuidado puede realizarse desde cualquier parte del mundo.

 

¿Qué cuidamos cuando cuidamos el ambiente?

Cuidamos nuestro entorno. Es más sencillo preservar el ambiente que nos rodea todos los días y a todas las horas que cuidar el deshielo en la Patagonia Argentina, si estamos a muchos kilómetros de distancia. Es más sencillo y más útil. Esto significa que, por ejemplo, el reciclaje de la basura, el reemplazo de la hoja de papel tradicional por la hoja de papel ecológico, el abandono de materiales plásticos, etcétera, son acciones positivas para el ambiente.     

Con la limpieza de los océanos y las playas sucede lo mismo. Cuando pasamos unos días en estos lugares, estos lugares se convierten en nuestros entornos cotidianos. Podemos cuidarlos a medida que los utilizamos sin generarnos  ninguna clase de esfuerzo extra ni limitaciones de ningún tipo.

El humano de la era industrial se ha acostumbrado a utilizar los océanos como depósitos de basura. Muchos de nuestros residuos van hacia el mar, y afectan y matan la inmensa, fascinante y compleja biodiversidad oceánica. Si podemos ver que esto, además de injusto, es peligroso, no nos costará nada aplicar los siguientes consejos acerca de cómo comportarnos cada vez que vamos a la playa. Así, por medio de acciones sencillas, estaremos colaborando con todas aquellas otras personas que también se preocupan por mantener los mares y los océanos libres de basura.

 

Consejos para no ensuciar playas ni mares

  1. No utilices botellas de plástico. Bebe líquido en una botella reusable.
  2. No dejes basura. Utiliza los contenedores separando la basura en orgánica e inorgánica. Si visitas una playa virgen (sin contenedores, ni ninguna clase de servicio), acumula la basura prolijamente durante el día y, cuando te vayas, arrójala en el primer contenedor que encuentres.
  3. No debes verter líquidos de ninguna clase en el mar.
  4. Si fumas, acumula las colillas en un recipiente no inflamable. Llévatelas de las playas. Las colillas no son biodegradables y pueden permanecer hasta dos años en las arena.
  5. No debes derrochar el agua de las duchas. Es cierto que este gasto no corre por nuestra cuenta. Pero eso no tiene por qué llevarnos al uso irresponsable de un recurso de primera necesidad que comienza a escasear. Entonces, utiliza el agua de las duchas solo en cantidades y en circunstancias necesarias.
  6. Si no puedes entrar a la playa caminando, mejor utiliza medios de transporte ecológicos.
  7. No puedes pescar en las zonas donde no está permitido.
  8. Si te gusta bucear, ya sabrás que es mejor no tocar ningún animal ni ninguna planta. Debemos respetarlos, dejarlos vivir tranquilos. Ninguna mano entra por el cielo para curiosearnos. Podemos observar cómo se mueven, cómo se relacionan, pero no tocarlos.
  9. Puedes adherirte a algún programa de conservación oceánica.
  10. Y escribir a tu legislador local para solicitarle el desarrollo de políticas dedicadas al tratamiento de la basura oceánica.
  11. También puedes participar en campañas de limpieza costera.
  12. Lo importante es que puedas concientizar tu consumo.
  13. Puedes escribir a diferentes compañías para exigirles que readapten los métodos utilizados para empacar sus mercancías. Puedes sugerirles qué clase de materiales implementar.
  14. Tenemos que respetar el entorno que nos rodea. Lo más básico: no arrancar plantas, no molestar a los animales, no ensuciar las playas.
  15. Antes de guardar todos nuestros bártulos, limpiamos el metro de playa que ocupamos durante la jornada.

 

Ya pasaron las vacaciones… ¿Qué playa visitaste y como las vistes?

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

 Fotografia de Gabriel Gonzalez

Publicado el 7/9/2015 en Naturaleza y Sostenibilidad

         

RSS 2.0 (Naturaleza y Sostenibilidad) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios