<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Cómo quitar manchas de vino tinto

         

Cómo quitar manchas de vino tinto

Quién no se ha sentido molesto cuando, de pronto, en una cena familiar o con amigos, en medio de alguna conversación entusiasmada, estiramos el brazo para alcanzar la panera y, sin querer, volcamos la copa de vino tinto sobre nuestra propia ropa o, peor, volcamos el vino sobre algún pariente que, encima, ha elegido vestirse de blanco.

 

El problema es que las manchas de vino tinto se filtran en las telas de la ropa con mucha facilidad. Quitarlas, no es nada sencillo. Pero no hay de qué preocuparse. Para que puedas beber tranquilo o tranquila, sin andar reprimiendo tu torpeza natural, te presentamos algunos trucos para quitar manchas de vino tinto en la ropa.

 

Cómo quitar las manchas de vino

Aunque parezca un acto meticuloso, apenas vuelcas el vino debes leer la etiqueta de la ropa para saber con qué clase de tela te enfrentarás. Si la prenda sólo puede lavarse en seco, entonces, el asunto termina rápido, ya que no tendrás más alternativa que llevarla a una tintorería. Pero si la prenda permite otro tipo de lavados, el cuento acaba de empezar…   

Descubres la mancha de vino de tino apenas derramas la copa, es decir que la zona afectada todavía se encuentra húmeda. Pides disculpas a tus parientes o amigos y te alejas de la mesa hacia a alguna habitación en la que puedas quitarte esa prenda. Luego te diriges al baño o a la cocina y aplicas sobre la mancha un poco de talco y, sobre el talco, un poco de maicena. Los polvos absorberán la mayor parte del vino impregnado en la ropa.

Cuando la mancha se seque, cuando toques la prenda y ya no la encuentres humedecida, deberás conseguir un cepillo de cerdas suaves (si no estás en tu casa, pídeselo al dueño o a la dueña sin ningún reparo, sin vergüenza, que las manchas de vino nos complican a todos por igual; incluso, si te animas, hasta puedes brindarle al resto de los comensales alguna suerte de capacitación; probablemente te observen como si fueses algo extraño pero, en el fondo, vamos, a todos les resultará útil).

Con el cepillo, quitas los polvos de la mancha. Lo usas con cuidado para no estropear la ropa. Después enjuagas la prenda. Si estás en tu casa, la pones a lavar tal como lo haces usualmente. Si eres de los invitados, la guardas y la lavas después.

Ahora bien, a veces no disponemos ni de talco ni de maicena, y la situación de derramar vino tino sobre una prensa se considera lo bastante urgente como para no desperdiciar tiempo en salir a comprar estos productos. Además, puede suceder que sean las tres de la mañana y, realmente, no encontremos tiendas donde comprarlos. ¿Qué hacemos en estos casos? Reemplazamos el talco y la maicena por agua con gas o leche. ¿Cómo las aplicamos sobre la mancha? Muy sencillo, humedecemos un paño limpio con alguna de estas bebidas y lo frotamos sobre la mancha de vino tinto. Dejamos secar, y después lavamos normalmente. Esta opción resulta mejor que la primera para cuando no nos encontramos ni en nuestra casa ni en la de algún pariente o amigo. Tal vez volcamos el vino sobre nuestra ropa mientras cenamos en un restaurante, y en cualquier restaurante encontraremos un poco de agua con gas.

También podemos utilizar vino blanco para quitar las manchas de vino tinto. El vino blanco diluye el color rojizo del tinto, y ablanda la mancha. Podemos implementar el truco del vino blanco siempre y cuando la macha todavía se encuentre húmeda. 

Si no tenemos talco ni maicena ni agua con gas ni leche ni trapo para humedecer ni vino blanco, podemos utilizar sal para eliminar la mancha del vino tinto. La aplicamos sobre la zona todavía humedecida, dejamos actuar unos cuantos minutos, enjuagábamos y después lavamos la prenda.

Excelentes técnicas, ¿no? Pero qué hacemos cuando las manchas de vino tinto ya se secaron, cuando llegamos a nuestras casas y nos desvestimos para ponernos nuestro pijama a lunares y con botones y entonces descubrimos que la camisa, el vestido, el pantalón lucen una grotesca mancha de vino tinto (no recordamos cuándo ni cómo ni quién fue). No desesperar. Mezclamos jugo de limón con un poquito de vinagre y un buen chorro de agua, aplicamos la mezcla sobre la mancha y lavamos la prenda con normalidad.

Por último, te ofrecemos un truco para eliminar la mancha de vino tinto sobre la alfombra blanca o beige. Apenas detectas la macha, la espolvoreas con abundante sal, que comenzará a teñirse de rojo a medida que absorba el vino tinto. Tendrás que esperar unas seis horas para que la sal realice un trabajo de calidad. Pasado este tiempo, retiras la sal y limpias la mancha con un trapo húmedo. Si, por desgracia, la mancha aún permanece allí, puedes diluir una cucharada de amoníaco en una taza con agua tibia y luego humedecer la zona manchada de la alfombra. Dejas que el amoníaco actúe durante diez minutos y después limpias la zona con un trapo seco. En la mayoría de los casos, con esta técnica la mancha desaparece por completo, pero si llegasen a quedar restos te conviene humedecer la mancha con soda y luego aplicarle sal, dejar actuar unos minutos y limpiar nuevamente con un trapo. Después de todos esto trucos, la alfombra debería quedar como nueva. Si esto no sucede, entonces sí tendrás que comprar algún producto comercial.

Pero seguramente no será necesario. Dedícate a beber tranquilo, siempre con moderación, y a disfrutar del buen vino. Si vuelcas tu copa, acuérdate de cuando leíste este artículo sobre cómo quitar manchas de vino tinto, y ven a releerlo, ¡ya sabes dónde encontrarlo!

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 13/4/2015 en Noticias y Eventos

         

RSS 2.0 (Noticias y Eventos) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios