<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

GRATIS 1 tableta de Chocolate para pedidos superiores a 100€| Hasta agotar existencias:0d. 0h. 0m. 0s. 

Cómo hacer vino

           

Cómo hacer vino

Sólo después de animarte a elaborar tu propio vino casero, te darás cuenta de que, en realidad, no es tan difícil como parece. Te dejamos una guía sencilla sobre cómo hacer vino para que pongas tus manos a la obra en cuanto lo desees.

 

 

Si de primeras no obtienes el resultado esperado, recuerda que el vino es una bebida que reúne tanto a simples bebedores como a verdaderos aficionados y a profesionales especializados. Por lo tanto, se trata de una bebida exigente que tal vez requiera varias pruebas antes de resultar exitosa. De todas formas, nada indica que no puedas fabricar un buen vino con tu primera preparación. Mejor dejamos a un lado las especulaciones y nos metemos de lleno con la siguiente receta para fabricar vino casero

 

Cómo hacer vino

1. Elegir la uva

Lo primero que debes hacer es elegir la uva con la que trabajarás. Su variedad dependerá del tipo de vino que quieras fabricar. Debes asegurarte una buena cantidad del tipo de uva seleccionado. Para esta receta, elegiremos una uva tinta de sabor dulce, aunque existen muchos tipos diversos de uva, tanto tinta como blanca, y muchas maneras diferentes de prepararlas.

Ya tenemos una buena cantidad de uva tinta de sabor dulce. Ahora tenemos que quitarle la piel. Luego de pelarla pasamos a una de las tareas más placenteras de la preparación del vino: aplastar la uva. Puedes pisarla, como solía hacerse antiguamente (con los pies bien limpios y saludables), o puedes hacerlo utilizando una presa que las aplaste y también les extraiga todo el jugo.

Si es la primera vez que fabricas vino, te conviene empezar con una pequeña cantidad de uvas. Luego, a medida que vayas perfeccionando tu técnica, puedes aumentar la cantidad.

 

2. Fermentación del vino

Ya tienes listo el mosto (es decir, el jugo de la uva que has extraído por medio de la presa). Ahora realizarás la fermentación del mosto, pero sin retirar los restos de la trituración.

Para la fermentación, tienes que introducir el mosto en un recipiente metálico o en una vasija de barro. Lo introduces allí y dejas abierto el recipiente con el mosto dentro durante unos días hasta que se produzca la fermentación. Aproximadamente, necesitarás dos días por cada cien litros de jugo de uva.

¿Dónde dejar el recipiente?, ¿a qué temperatura? Preguntas básicas que exigen respuestas claras. Si fabricas vino blanco, la temperatura nunca debe superar los 20 grados centígrados. Si optas por el vino tinto (como hemos optado en esta receta), la temperatura nunca debe superar los 30 grados centígrados.

Es importan cuidar la temperatura, ya que si no lo hacemos el mosto puede echarse a perder.

 

3. El filtrado

Cuando tenemos el mosto fermentado, procedemos a filtrarlo. Tienes que conseguir un  filtro ancho, para que no filtre todas las impurezas del jugo sino sólo los hollejos y las pulpas más grandes.

Luego de realizar el primer filtrado, vuelve a filtrar el jugo con un filtro más fino, ya que ahora sí trataremos de eliminar casi todas las impurezas. Por último, realiza un tercer filtrado con un filtro de tela que se encargará de purificar el jugo completamente. Puedes realizar el filtrado con tela cuantas veces sea necesario.

 

4. Maceración del vino

Para macerar el vino, lo introducimos en un recipiente de barro (no metálico), pero esta vez lo cerramos. Dejamos que se macere en un lugar de temperatura fresca y equilibrada, sin grandes variaciones, durante al menos treinta días.

Si hablamos de ideales, lo mejor es utilizar una barrica de roble en vez de una orza o recipiente de barro. La barrica le brindará al vino tonalidad y sabor. Pero si no la consigues, con la orza de barro estarás bien.

 

5. El trasiego

Después de macerar el vino, tienes que volver a filtrar el líquido hasta eliminar las nuevas impurezas surgidas durante la maceración. Fíltralo como lo hiciste antes, con un filtro ancho primero, luego con uno más fino y, por último, con uno de tela.

 

6. Envasado

Lo mejor es envasar el vino en botellas de vidrio y taparlo con corchos naturales. Luego de envasarlo, espera al menos treinta días antes de consumirlo, así le das tiempo al líquido para que se adapte y se fusione.

 

Cuando ya tengas tu propio vino listo para servir, espera unos minutos luego de descorcharlo. No lo sirvas inmediatamente. Así, le darás tiempo para que se oxigene y asiente su sabor final.

 

No hay más secretos acerca de cómo hacer vino. En todo caso, ya sabes que, si no sale del todo bien en la primera vez, puedes volver a practicar esta receta todas las veces que sea necesario. Mientras tanto, no dudes en adquirir los mejores vinos online en nuestra tienda gourmet. Te vendrán perfectos para que vayas manteniendo en tu paladar toda la presencia y sabor de los mejores vinos mientras prepararas tu propia receta.

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

- Los mejores vinos del mundo

- Los 10 mejores vinos de Castilla de La Mancha

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 10/5/2016 en Productos Artesanos y más

           

RSS 2.0 (Productos Artesanos y más) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios