<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

GRATIS 1 tableta de Chocolate para pedidos superiores a 100€| Hasta agotar existencias:0d. 0h. 0m. 0s. 

¿Cómo hacer una barbacoa de carne?

           

La barbacoa es más que una buena comida, es un ritual. Desde el momento previo a comerla hasta que pasamos al instante del consumo de la misma, donde nos deleitamos con los diferentes cortes que la integran y disfrutamos por momentos en silencio y por momentos en pleno bullicio de una comida única en el mundo. Pero ¿sabes preparar una buena barbacoa de carne? Te contaremos cómo hacerlo.

¿Cómo hacer una barbacoa de carne?

Los que saben dicen que obtener una buena barbacoa es el resultado de la ciencia y el arte. Como sea, se trata de un conocimiento técnico que debes aprender para preparar las mejores barbacoas. Vayamos rápido al grano, mira los pasos fundamentales que deberás seguir para que tu barbacoa sea la mejor.

 

Consejos para preparar barbacoas

1. Debes mantener limpia tu parrilla, darle un buen mantenimiento. Para eso, acostúmbrate a limpiar ligeramente la parrilla antes de usarla y luego límpiala a profundidad una o dos veces al año. La grasa y los aceites se acumulan por encima y por debajo de las rejillas, y se ponen rancios y así alteran los sabores de los alimentos. Para limpiarla puedes usar una espátula y un cepillo metálico de cerdas, así podrás quitar los restos de comida acumulados por encima y por debajo de las rejillas o varillas. Usa una rasqueta para los paneles sólidos de la parrilla.

Para la limpieza a profundidad, usa un limpiador enzimático especialmente diseñado para parrillas. Estos limpiadores eliminan de manera efectiva cualquier acumulación de hollín, ceniza y partículas sin dejar rastros de jabón.

2. Trabaja con parrillas de carbón, es lo mejor. Las parrillas de gas son convenientes, baratas y fáciles de limpiar, y no tienen nada de malo, pero si quieres convertirte en un experto y hacer barbacoas de verdad debes usar una parrilla de carbón. Es como aprender a manejar con un camión o auto de viejo modelo, después podrás hacer andar cualquier auto. Lo mismo sucede con las parrillas. Las parrillas de carbón tienen cuatro ventajas respecto de las parrillas a gas:

- Calientan mucho más. Las parrillas más calientes realizan una cocción más rápida.

- Hacen arder la madera, lo que le da más sabor a la comida.

- Permiten ahumar los alimentos de forma continua, lo que les imparte aún más sabor.

- Ofrecen esa emoción singular de hacer arder la madera.

3. Trata de cocinar cortes de carne más gruesos como chuletones y chuletas de cerdo. Ten en cuenta que mientras más gruesos sean los cortes es mejor porque los cortes más gruesos te brindan la combinación más perfecta de barbacoa: carne crujiente y dorada al exterior, tierna y jugosa al interior. Por ejemplo, un bistec grueso tiene tiempo de desarrollar una fina corteza de color marrón a fuego lento mientras que el interior del bistec se cocina; en cambio, para cuando un bistec delgado desarrolla una corteza apetitosa el interior ya se ha cocinado completamente. Una regla general simple: compra bistecs entre 2,5 cm y 5 cm (1 y 2 pulgadas) de espesor.

4. Quédate con los condimentos simples. La sal y la pimienta son los dos condimentos indispensables para la mayoría de cortes de carne. Todo lo demás es secundario. A veces, una costilla ahumada y sazonada con una mezcla de especias simple es justo lo que necesitas. Si compraste un buen corte de carne, ponerle un montón de condimentos y sabores solo distraerá la atención.

Echa sal a la carne aproximadamente 40 minutos antes de ponerla a la parrilla porque así extraerá la humedad de la carne. Si echas la sal justo antes de cocinarla, la sal sacará la humedad de la carne mientras esta se cocina, y esto no va a generar una carne tierna y gruesa. Puedes añadir un poco de pimienta al término de la cocción, no antes, ya que esta puede quemarse fácilmente y alterar el sabor.

5. Utiliza un sistema de cocción de dos niveles para una cocción lenta a fuego bajo. La clave para obtener un delicioso sabor ahumado es cocinar los alimentos lentamente a un fuego bajo indirecto hasta que estén casi listos. Luego, termina la cocción soasándolos a fuego directo. Para ello, debes mantener tus carbones o briquetas a un lado de tu parrilla, del lado del calor directo, y mantener el otro lado, el lado del calor indirecto, libre de carbones.

6. Debes tener a mano unas pinzas de asador de buena calidad, pero no te preocupes si necesitas trozar la carne para poder darle vuelta. Un par de pinzas son más fáciles de usar y menos invasivas cuando se trata de voltear los cortes de carne. Pero no debes pinchar la carne con un tenedor para darle vuelta ya que esto acelerará la pérdida de humedad. Aunque la pérdida de humedad es realmente mínima, así que si no tienes pinzas no te preocupes si tienes que usar un tenedor.

Carne auténtica para gente auténtica.

Descubre con nosotros la carne de verdad.

Disfrute de cada bocado. La mejor carne con el mejor sabor. ¡No se quede con las ganas!

7. Utiliza siempre un termómetro para verificar la cocción. Esta es la forma más segura de verificar si una pieza de carne ya está lista. Es fácil, simple y confiable. Te mostraremos una guía que puedes usar como referencia para saber la temperatura adecuada de la cocción:

- 48,8 ° C (120 ° F) = jugoso

- 54,4 ° C (130 ° F) = rojo en el centro

- 60 ° C (140 ° F) = en su punto

- 65,5 ° C (150 ° F) = bien cocido

- 71,1 ° C (160 ° F) = muy cocido

8. Deja que la carne repose durante cinco a diez minutos al término de la cocción. El calor hace que los músculos de la carne se contraigan, enviando los jugos al centro de la carne, en donde no hay tanto calor. Si cortas la carne justo después de haberla sacado de la parrilla todos esos jugos simplemente se esparcirán y perderán dirección. Sin embargo, si dejas que la carne "repose", los músculos volverán a relajarse, permitiendo que toda la pieza de carne reabsorba los jugos. Entonces, deja que la carne repose si la prefieres jugosa.

9. Mejor si dominas el arte de la cocción por retención de calor. Solo por el hecho de sacar un bistec de la parrilla no significa que dejará de cocinarse de inmediato, ya que la carne puede seguir cocinándose hasta quince minutos después de haberla retirado del fuego, ganando hasta -7 ° C (20 ° F) de temperatura interna. Entonces planificar adecuadamente con anticipación y sacar la carne de la parrilla con tiempo suficiente como para que no cocine demasiado es algo necesario.

10. Usa un recipiente con agua para ayudar a regular la temperatura de la parrilla. Un recipiente con agua ayuda a mejorar tu técnica de barbacoa. El agua del recipiente absorberá el calor y nunca sobrepasará los 100° C (212° F). Esto ayudará a equilibrar la temperatura alrededor de 104 ° C (225° F). Coloca el recipiente con agua directamente sobre la carne o debajo del fuego. Si lo colocas adecuadamente, el recipiente con agua impide que el calor directo cocine demasiado la carne, convirtiéndose en una fuente de calor por radiación en si misma.

11. Espera hasta el último momento de la cocción para usar salsas a base de azúcar sobre la carne, ya que arden muy fácilmente. Es por eso que regar la carne con su propio jugo desde el inicio es complicado, a menos que estés trabajando a fuego bajo e indirecto o ahumando la carne. En vez de hacerlo desde el inicio, mejor si aplica salsas a base de azúcar en el último momento.

12. Ahumar la carne es una tradición antigua que ha dado lugar a la cocción al vapor moderna. Las carnes ahumadas y a la parrilla van muy bien juntas. No te conviene poner a remojar las astillas de madera en líquido antes de que las coloques sobre los carbones porque la madera no absorbe el agua tan fácilmente. Si colocas un poco de astillas húmedas en el fuego es muy probable que enfríe la temperatura de tus carbones, además de producir vapor, en vez de humo.

13. Unas verduras a la parrilla para acompañar tu churrasco jugoso y unas frutas a la parrilla para el postre son el mejor acompañamiento.

 como-hacer-una-buena-barbacoa

Cosas que necesitarás para preparar una buena barbacoa

- Una parrilla

- La carne de tu preferencia

- Pinzas de asador de metal

- Una espátula de metal para barbacoa

- Aceite de cocina para las rejillas

- Un extintor

- Salsa para marinar la carne

- Salsa de barbacoa o una mezcla de especias molidas

 

Ya cuentas con buena información para hacer tu mejor barbacoa. Sigue estos pasos y obtendrás una excelente barbacoa, ¡no lo dudes!

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

- La mejor carne para barbacoa

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Publicado el 4/10/2017 en Recetas de gastronomía

           

RSS 2.0 (Recetas de gastronomía) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios