<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Cómo escoger bien las anchoas de Santoña

         

Cómo escoger bien las anchoas de Santoña

Foto Portada: DeBoccacion

¿Cómo escoger la lata adecuada?

 

Sabemos que a veces resulta un verdadero quebradero de cabeza escoger la lata de anchoas, que si será muy grande, que si me quedaré con hambre, cómo serán de tamaño, vendrán 4 anchoas contadas…

Desde Anchoasdeluxe queremos solventar un poco esas dudas…

Para comenzar hay que decir que cada lata tiene un tamaño diferente recomendado para cada cierto tipo de personas.

En las fichas de producto se pueden ver los diferentes tamaños;

- La lata de 50 gr es ideal  para 2 personas.

- La de 120 gr, indica que son anchoas grandes, ideal para 2-3 personas.

- Y por último las latas de 180 grs son ideales para comidas o cenas de 4-5 comensales, ya que contienen anchoas grandes.

anchoa-deluxe-gourmet-foto-deboccacion

 Foto cortesía: DeBoccacion

¿Cómo es el proceso de elaboración de las anchoas?

La forma en que se elaboran las anchoas es compleja y muy desconocida, lleva mucho trabajo detrás que se descononoce en la mayoría de las ocasiones por los comensales, por lo tanto, lo que a priori puede parece caro, tras ver el proceso de la elaboración y el coste en tiempo, se dan cuenta de que el precio es una variable simplemente relativa acorde con todo el trabajo que ello conlleva.

Desde Anchoasdeluxe creemos que la mejor forma de explicarlo es con vídeos de las conserveras donde se aprecia de manera visual todo el proceso de la anchoa verdadera, la del cantábrico.

Aquí os dejamos esos vídeos, porque una imagen vale más que mil palabras.

 

En Anchoasdeluxe tenemos la mayor selección de anchoas, artesanas, directas de Santoña, de los proveedores a su casa, así de simple y preservando siempre que cumplan las mejores calidades, no vendemos humo.

Los productos son artesanales y de las mejores calidades ya que damos prioridad a todo aquello que es local y por tanto, tratándose de anchoas sabemos que en Santoña están las mejores conserveras.

 

 

¿Cómo saber si es anchoa del Cantábrico?

Si es la primera vez que compramos anchoas es complicado, si no conocemos nada del producto “nos la pueden colar” pero es que no hay ni la más mínima comparación entre una anchoa buena y una anchoa mala.

¿Cómo aprender a distinguirlas?

Para empezar; el color, las anchoas de color marrón rojizo son sinónimo de calidad, sin embargo si la anchoa es muy marrón por el centro y después por las esquinas tiende a rosadita esa anchoa no será de buena calidad y es muy probable que no sea ni del cantábrico.

La textura de los filetes debe de ser tersa y masticable, el grosor coherente, a veces se ven filetes de anchoa demasiado finos esto quiere decir que se han aplastado para dar la impresión de más grandes, consiguiendo de este modo romper las fibras, extraer los jugos propios del pescado, reblandeciendo y envejeciendo prematuramente el producto.

 

El sabor de la anchoa del Cantábrico debe ser ligeramente salado, con un aroma característico e inconfundible, las anchoas malas tienden a estar saladísimas.

 

Las anchoas XL ó doble 00 no son sinónimo de calidad, de hecho este tamaño no existe en anchoa del Cantábrico.

 

Las mejores anchoas son aquellas que se pescadas en la costera de primavera, con un bocarte del Cantábrico y elaboradas a mano.

 

 Foto cortesía: DeBoccacion

Para finalizar el artículo… ¿De dónde proviene la elaboración de la anchoa?

Tenemos algunos datos de una familia de industriales sicilianos que, como otras, llegaron a las costas cantábricas a finales del siglo XIX y en mayor número en el primer tercio del siglo XX. Las causas de aquella movilidad son de sobra conocidas: búsqueda de pesca al fallar la de sus aguas y la fuerte demanda exigida por los nuevos mercados de países europeos y americanos. Aquellos pioneros industriales realizaban su actividad, en un principio, en locales que tenían arrendados, enviando la producción a Italia, vía marítima, al puerto de Génova, y a los Estados Unidos de América. Para efectuar el trabajo venían a España en primavera coincidiendo con la costera y concluida la labor regresaban a sus ciudades de origen. Con el tiempo, algunos pasaron a residir en España.

 

De entre los primeros salazoneros italianos venidos a Santoña debe de destacarse un nombre: Giovanni Vella Scaliota. Su mérito fue inventar los filetes de anchoas en aceite, hecho ocurrido en el año 1883. Vella había llegado a Santoña en el año 1880 enviado como adelantado por la prestigiosa firma napolitana Angelo Parodi, dedicándose, como otros compatriotas suyos, a la profesión salatori (saladores). La anchoa en salazón había que limpiarla a la hora de consumirla (como se sigue haciendo ahora) y una vez preparada tomarla al natural o bien con un poco de mantequilla para suavizar su sabor salino como se solía servir en Italia.

El signore Vella, comenzó a obsesionarse con la idea, a la que de nomina il ciú grande bocatto, de realizar estas labores en fábrica y enlatar la anchoa para venderla dispuesta al consumo de forma de receta, evitándose los trabajos a la hora de degustarlas.

Para ello comenzó a realizar en fábrica todo el proceso: de limpiar la salazón para luego formar dos tiras o filetes, quitando la espina central y envasar las tiras en latas, utilizando mantequilla derretida como cobertura.

 anchoa-deluxe-gourmet-foto-deboccacion

Foto cortesía: DeBoccacion

FOTO PRINCIPAL CORTESÍA: DeBoccacion

Publicado el 22/11/2016 en El rincón de la anchoa

         

RSS 2.0 (El rincón de la anchoa) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios