<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-W9GC32" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>
5º ANIVERSARIO EN MARZO VER PROMOS PINCHA AQUÍQuedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Almejas gallegas, tipos y propiedades.

         

Almejas gallegas, tipos y propiedades.

 

Las tres variedades autóctonas de almeja más apreciadas en Galicia son la almeja fina, la almeja babosa y la almeja rubia. Aunque no es tan sencillo diferenciarlas a simple vista, existen algunas claves que nos permitirán reconocer las particularidades de cada una de estas almejas gallegas.

 

Tanto la almeja fina como la rubia y babosa presentan importantes diferencias que permiten distinguirlas entre sí. Estas tres variedades de bivalvo gallego (popularmente conocido como almeja) parecen iguales, pero en realidad no lo son… Las diferencias se presentan en la calidad, en el sabor, en la textura y en el precio ¿Cómo distinguirlas?

Reconocer estas diferencias es importante al momento de adquirirlas. Hoy en día es una excelente opción comprar almejas por Internet, y por ello es necesario que como consumidores sepamos qué compramos cuando elegimos determinado producto. Con estas sencillas claves, podrás reconocer sin problemas los diferentes tipos de almejas gallegas: un manjar que no debes dejar de probar.

 

Tipos de almejas gallegas

Como ya te comentamos, los tipos de almejas autóctonas de Galicia más apreciadas son la almeja fina, la babosa y la rubia. Veamos cuáles son las características que las definen.

 

Almeja fina

Esta es la famosa almeja de Carril, una localidad cercana a Vilagarcía de Arousa, en Pontevedra, donde desde 1992 se celebra la “Festa do Ameixa” (Fiesta de la Almeja), lo que demuestra el enorme valor gastronómico que posee esta variedad de almeja, tanto por su calidad como por su sabor y porque, además, es la almeja que permanece más tiempo fuera del agua.

La almeja fina tiene una forma ovalada y el color de sus valvas varía entre el marrón oscuro y el blanco, de acuerdo al tipo de arena en el que se críe. A diferencia de la almeja rubia y la babosa, la almeja fina presenta dos sifones independientes y con una longitud que les permite enterrarse hasta 30 cm debajo de la arena. También cuenta con unas líneas concéntricas, que se cruzan con otras líneas transversales, de manera que su caparazón queda repleto de pequeños cuadraditos. La almeja japónica (que no es gallega) tiene un aspecto similar; para distinguirlas hay que observar que en la almeja fina se marcan tanto las líneas concéntricas como las transversales mientras que en la japónica predominan las transversales.        

 

Almeja babosa o blanca

Este tipo de almeja es de una calidad similar a la almeja fina, pero resiste menos tiempo fuera del agua, y esto limita su valor de exportación.

Si la comparamos con la fina, veremos que la almeja babosa tiene un menor tamaño y, aunque presenta la típica forma ovalada de la almeja, es bastante más alargada. Tiene un color grisáceo o crema y, a veces, presenta manchas irregulares. Los sifones son cortos y se encuentran completamente unidos entre sí. Esto es algo que las diferencia a simple vista de las otras variedades. Además las condiciona al momento de enterrarse en la arena, ya que no pueden alcanzar demasiada profundidad y, en consecuencia, enfrentan las mareas bajas en peores condiciones que otros tipos de almejas con sifones más largos.

 

Almeja rubia 

Este tipo de almeja es el más sencillo de reconocer por el color amarillo claro, rojizo o morado de sus valvas, que además son más lisas y brillantes que las valvas de las almejas fina y blanca. Su caparazón presenta un dibujo en forma de zigzag que se distribuye de manera irregular. La almeja rubia es la variedad gallega más económica, aunque su calidad es excelente.     

 

Lo bueno de las almejas es que puedes prepararlas de muchas formas diferentes. Una vez que puedes diferenciar con claridad qué tipo de almeja degustarás o deseas consumir, entonces también puedes distinguir las recetas más apropiadas para cada variedad. Las almejas puedes consumirse frescas, a la marinera, con arroz, con fideos, con habas, guisos de pescados y más. La almeja fina, por ejemplo, es perfecta para saborear con sólo un poco de limón. Te dejamos una receta con almejas para que la prepares con el tipo de almeja que más te guste.

 

Receta de almejas a la marinera

Ingredientes:

2 kilos de almejas (limpias de arena), de cualquiera de las tres variedades gallegas.

2 dientes de ajo.

2 cebollas.

1 hoja de laurel.

75 ml de aceite de oliva extra virgen.

2 cucharadas de harina de trigo o de maíz.

2 cucharadas de perejil picado.

2 cucharadas de salsa de tomate.

1 cucharada de pimentón dulce.

1 guindilla.

1 vaso de vino blanco.

Sal y pimienta negra o blanca recién molida.

Elaboración:

Limpiar bien las almejas para que no les quede ningún rastro de arena. Para ello, puedes ponerlas en una olla con agua y sal gruesa (50 gramos cada litro de agua) y mantenerlas allí durante tres horas antes de cocinarlas.

Poner a calentar medio vaso de vino blanco en una cazuela. Cuando empiece a hervir, agregar una hoja de laurel y luego agregar las almejas.

Tapar la cazuela y cocinar las almejas durante dos minutos o hasta que estén todas las almejas abiertas. Se irán cocinando con el vino y con el agua que suelten las propias almejas. Las que no se hayan abierto, mejor desecharlas. Retirarlas con una espumadera.

Dejar enfriar y reservar en una fuente. Colar el líquido de cocción y reservarlo en un vaso.

Pelar las cebollas y los ajos. Trocearlos y también cortar la guindilla.

Poner aceite de oliva en la cazuela utilizada para cocinar las almejas. Agregar el ajo, la cebolla y la guindilla. Cuando estén todos los ingredientes dorados, añadir el pimentón dulce. Remover a fuego lento durante un minuto.

Espolvorear harina dentro de la cazuela y remover con cuidado. La harina ayudará a espesar la salsa. Cocinar a fuego lento, cuidando que no se queme la preparación. Esta será la base de la salsa marinera.

Agregar el vaso de vino blanco. Remover hasta que se espese la salsa y se evapore el alcohol.

Agregar el líquido de cocción de las almejas junto con la salsa de tomate. Dejar que espese durante diez minutos a fuego medio. Remover continuamente.

Salpimentar y añadir las almejas. Ligar la salsa con las almejas removiendo durante unos minutos. Apagar el fuego y dejar reposar para que las almejas terminar de impregnarse de salsa.

Servir inmediatamente en una cazuela de barro o bandeja. Espolvorear con perejil picado. Acompañar con pan fresco.

  

receta-facil-y-sencilla-de-almejas-a-la-marinera

Fuente de la imagen: /almejas-a-la-marinera/

 

Prepara tus recetas con las mejores variedades de almejas gallegas de nuestra tienda online.

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

-          Cómo cocer centollo

-          Recetas de Gambas al Ajillo

 

 

Déjanos tu comentario y, si te ha gustado el artículo, ayúdanos a difundirlo pinchando los botones de la red social que prefieras de aquí debajo.

Fuente de la imagen principal: pescado-fresco/377-almejas-japonica-mediana-35-45pz-kg-bolsa-1kg.html

Publicado el 23/12/2016 en Recetas de gastronomía

         

RSS 2.0 (Recetas de gastronomía) RSS 2.0 (Blog de anchoasdeluxe)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios